Tortilla de Patatas (Documental)

Hola a todos. Hace 11 meses exactamente estaba de vacaciones de verano. Eran las fiestas de Guajar Fondón, el pueblo donde nació mi madre, y habíamos ido a ver a la familia. Como me gusta bastante el vídeo y se me da bien (tengo la suerte de cobrar por ello) me llevé las cámaras y estuve grabando a mis abuelos. El día 5 de agosto de 2013 grabé a mi abuela mientras hacía una tortilla de patatas. Se que para muchos no tiene interés, pero bueno. Tras mucho tiempo he montado los vídeos y ha salido esto: 

La influencia principal es Fred Wiseman. Wiseman es un documentalista un tanto particular, pero su manera de afrontar el documental me parece de lo más interesante. Conocí su obra gracias al famoso “Tratado de dirección de documentales” de Michael Rabiger. Fred Wiseman es un observador externo. Sus películas son documentos en el que la única manipulación está en el encuadre y el montaje. No suelen tener voz en off ni material de archivo o animaciones. Siempre me han gustado los documentales autoexplicativos. Por supuesto montar este tipo de vídeos es complejo, ya que a veces hay que dejar movimientos de cámara que no han quedado muy allá porque te interesa lo que la persona dice, pero también está ahí su atractivo. Otra ventaja es que el montaje a hipervelocidad que está tan de moda se relaja, puede haber planos más largos, el vídeo puede respirar. 

Espero que haya servido para algo y si habéis aprendido aunque sea poco, mejor.

El titular de suspense o “MIRA LA INCREÍBLE HISTORIA DE ESTA MADRE Y SUS HIJAS CUANDO ENCUENTRAN ALGO SORPRENDENTE”

Lo siento, no vas a encontrar ningún vídeo ni historia de una madre y sus hijas encontrando algo sorprendente. Te he engañado y lo siento, pero ¡el titular esta MAL! Seguramente hayas visto este tipo de titulares en facebook o twitter enlazando a páginas que son simplemente un contenedor de vídeos de youtube. Viral. Viral viene de virus, y generalmente los virus son o dañinos o un coñazo.

Como un virus estos titulares son dañinos para el periodismo, porque aunque generan visitas, no cuentan nada. Cuando estudiaba periodismo me enseñaron que una noticia tiene que tener un titular auto-explicativo, es decir, que si no tienes tiempo de profundizar, al menos con el titular te haces una idea de lo que ha pasado. Se que muchos de estos vídeos no son periodismo, pero el estilo de titular se está extendiendo al periodismo digital y a los blogs informativos. Y al menos yo creo que es algo malo, sobre todo cuando cada vez más vemos los contenidos en dispositivos móviles. Hacer que alguien pase por tres enlaces para ver un vídeo en un móvil no es inteligente. Escribir titulares de suspense lo único que consigue es que al final la gente se harte y deje de consumir esos contenidos.

Y son un coñazo, por un lado para el público porque añaden pasos entre descubrir el contenido y acceder a él. Los anuncios, ventanas que aparecen y velos con mensajes sobre el contenido son bastante comunes en estos “vertederos” de vídeos. Estos pop-ups, en cualquiera de sus formas, son molestos y todo el mundo lo sabe, pero seguramente dan suficiente dinero a los creadores de estas página. Por otro lado son dañinos para el creador del vídeo original, ya que la mayoría de las veces al contenedor le importa bastante poco que veas el contenido. Un enlazador no suele ganar nada una vez haces clic en el enlace, gana de los clics en los anuncios.

Elementos de la historia (Ficción Barata 2014)

Esta es una de las entradas más largas que escribo, pero bueno, disfrutadla.

La estructura típica de una historia suele ser presentación, nudo y desenlace. De hecho, casi el 100% de las historias contienen estos tres elementos, pero la manera de presentarlos y de llevarlos a cabo suele variar dependiendo del público, el estilo o lo que se quiera contar.

En historias como Memento la historia se va contando desde el final, pero se presentan los personajes según son necesarios para mantener el suspense. El nudo se presenta al principio, y aunque parece que sabemos cuál es el desenlace, realmente el desenlace se produce cuando conocemos todos los factores de la historia al final de la película, que en Memento sería al principio de una historia contada por fragmentos.

En Pulp Fiction hay una serie de historias diferentes que se entrelazan gracias a los personajes que participan en ellas. Vincent Vega se presenta al principio de la película como compañero de Jules, pero más adelante le vemos como drogadicto y acompañante de Mia Wallace. Vamos conociendo diferentes aspectos del personaje gracias al cambio de secuencia. En el caso de Pulp Fiction, al ser una serie de historias entrelazadas, hay varios nudos vinculados a cada personaje, y así mismo, hay varios desenlaces. Para Vincent Vega es la muerte a manos de Butch, pero aparece en la última secuencia de la película en la cafetería.

En documentales es también común utilizar la estructura típica de presentación, nudo y desenlace. En “Free to Play”, por ejemplo, se nos presenta a tres jugadores de Dota 2 a través de sus historias personales y cómo su familia ve su pasión por el videojuego. El nudo lo compone la competición en la que se enfrentan por un premio de un millón de dólares, que para unos supondrá recuperar el respeto de su familia, y para otros tener algún ingreso de algo que no suele pasar de ser un hobby. El desenlace se da al conocer el ganador de la competición y los perdedores. Vemos cómo uno de los equipos gana y ve cumplidos sus sueños mientras que los otros dos protagonistas de la historia han de replantearse el futuro para seguir persiguiendo su sueño. A pesar de ser un documental, sigue contando una historia y con ayuda del montaje logra generar cierto suspense.

Cuando le contamos a alguien una historia solemos empezar con un “había una vez” o introduciendo los personajes con un “¿Te acuerdas de Marcos?…”. Estamos presentando al personaje o la situación de la historia. Vale que a veces cuando contamos lo que le ha pasado a alguien o lo que nos han contado, es posible que no haya un final o un nudo evidente, pero suelen estar los tres. “Me he encontrado con Pedro, me ha dicho que va a tener un hijo” Aquí tenemos la presentación de Pedro, el nudo es que su novia/mujer está embarazada y el desenlace es que va a tener un hijo. El nudo está implícito en el desenlace, y se puede discutir si existe, ya que no siempre tiene que haber un conflicto en la historia. En las historias reales a veces no hay un desenlace hasta tiempo después, pero bueno, creo que queda clara la idea, ¿no?
Una vez conocemos los elementos que pueden componer una historia básica, y aunque hemos visto algunos ejemplos de estructuras, podemos profundizar en éste concepto. La estructura es el esqueleto de la historia. Es lo que utilizamos para construirla, y sin una buena estructura se cae todo. Como ya hemos visto en anteriores entregas, la estructura básica comienza con la presentación de los personajes y el universo de la historia, sigue con el nudo de la misma y finaliza con el desenlace de la misma.

Elementos de la estructura (según “El Guión” de McKee):

McKee describe los siguientes elementos como componentes de una historia. Los acontecimientos, escenas, secuencias y actos. Estos elementos, del primero al último, se usan en el guión de cine, teatro o televisión principalmente, pero nos podemos hacer una idea para otro tipo de medios. Los acontecimientos son el elemento más pequeño de la historia, son las piezas más simples, alguien habla con alguien, un personaje hace algo que provoca una reacción sencilla, pero que supone un pequeño cambio en la historia.

Una escena consiste en una serie de acontecimientos que, unidos, dan lugar a un cambio mayor en la historia. Un cambio más importante. Mientras que un acontecimiento puede ser una charla entre dos personajes, una escena culmina con la decisión tras la charla, por ejemplo. Si una escena no provoca cambios en la historia, es decir, si es una simple explicación, nos podemos deshacer de ella y meter esa información en otras escenas.

Las secuencias son grupos de escenas, que combinadas, dan lugar a un cambio moderadamente importante. Suelen ser escenas ligadas entre si por el tema o la situación.
Por encima de las secuencias están los actos. Son los cambios realmente importantes de la historia. El formato clásico de estructura tiene tres actos: presentación, nudo y desenlace. El nombre es autoexplicativo, cada acto da lugar a un cambio. La presentación suele terminar con un conflicto tras presentar a los personajes. El acto del nudo suele desarrollar el conflicto, explicando los motivos (o no) que llevaron a ese conflicto. El desenlace incluye (evidentemente) la resolución del conflicto (ya sea este real o metafórico).

Y el elemento final es la historia, compuesta de los actos, y cuyo desenlace supone el mayor cambio de todos.

Temporalidad, personajes y finales:

Teniendo en cuenta la temporalidad, una historia puede seguir una linea temporal recta, en la que todo lo que vamos conociendo de la historia tiene lugar en un tiempo posterior a lo que ya sabemos. Pero no todas las historias pueden contarse de esta forma. Muchas veces hacen falta “flashbacks” para llegar a las partes interesantes, o podemos avanzar algo que va a pasar más adelante al principio de la historia para generar tensión. Las lineas temporales se pueden alterar como queramos para mejorar la historia, pero hay que tener en cuenta el resultado que queremos obtener y que quizá una linea recta es más sencilla y útil para nuestra historia.

Con respecto a los personajes, la estructura clásica dice que el protagonista sea bueno buenísimo y que haya un antagonista malo malísimo y claramente antagonista. Pero quizá nuestro protagonista no es un héroe, sino un antihéroe (un personaje menos atractivo que un héroe típico en una primera impresión, pero más interesante en otros aspectos).Y quizá el antagonista no es malo malísimo, o no es una persona, sino un concepto. Podemos tener un grupo de protagonistas, o varios antagonistas y que no esté claro cual es el enemigo principal.

Y finalmente, el final puede ser cerrado, como en la estructura clásica, donde todo termina y el dragón muere, los extraterrestres se van y el héroe se casa con la princesa, etcétera etcétera. Pero también podemos tener un final abierto, puede que la historia termine cuando el héroe rescata la princesa, o que el dragón huya jurando venganza, o que una de las naves de los extraterrestres se oculte tras la última batalla preparando una emboscada. Puede que queramos tener una historia episódica y finalicemos cada capítulo con un “cliffhanger”, un momento diseñado específicamente para enganchar al público en el siguiente capítulo, el nombre en inglés viene de estar colgando de un precipicio, una situación muy típica para un final abierto. Sabemos que va a pasar algo más, pero no sabemos qué.

Como ya dije, no pretendo hacer una biblia de narración de historias, hago esto porque me parece interesante y para intentar aportar algo.

2: ¿Cómo empezamos? (Ficción Barata 2014)

Cuando queremos contar algo suele ser complicado empezar. Normalmente es útil hacernos preguntas sobre lo que queremos contar y cómo queremos hacerlo, ya que suele depender bastante de éste comienzo el éxito de la historia. ¿Qué queremos contar? ¿Queremos contar una historia de amor, una historia basada en hechos reales, un cuento de terror? ¿Quién participa en la historia? ¿Qué ocurre? ¿En qué orden ocurren las acciones? Esta y muchas otras preguntas son las que nos tenemos que hacer al comenzar una historia. También es importante saber cómo queremos contarla. Una historia cambia bastante dependiendo de si se cuenta por escrito, con imágenes, con sonido o con una mezcla de varios formatos.
Hay una gran carga de investigación a la hora de empezar a contar una historia. En un principio los que contaban historias no investigaban como se hace ahora, contaban lo que habían vivido, pero uno no siempre puede vivir aquello que pasa por su imaginación y quiere contar, así que para eso existe la investigación. Para contar historias es necesario leer mucho, tanto artículos como libros, relatos, etc., ver muchas películas, jugar a videojuegos, estar al tanto de las noticias, experimentar el mundo, salir de la caverna.
Para escribir esta serie de entradas me hice un esquema de qué quería contar y cómo podría afrontarlo teniendo en cuenta mis conocimientos y recursos disponibles. El trabajo me deja poco tiempo, pero como es un hobby y lo hago porque me apetece, da bastante igual el resultado final de esto. Tampoco pretendo crear EL DOCUMENTO SOBRE CÓMO CONTAR HISTORIAS, si alguien como mi abuela puede aprender algo sobre cómo se cuenta una historia, estaré contento.
Algo que nos puede ayudar es apuntar todas las ideas que vamos teniendo en una libreta. Todas las listas de consejos creativos incluyen este consejo por algo, llevando una libreta o algo donde apuntar a todas partes nos aseguramos de que nada se pierda en un “ya me acordaré luego cuando esté delante del papel en blanco”. Y se pierden muchas cosas así.

Vendo mi 5D mark II

Me ha acompañado en multitud de grabaciones, pero ha sido tratada con mucho mimo desde el primer día. No se ha caído nunca y solamente tiene 24576 disparos, gran parte de ellos de Timelapses.

La cámara es esta:

 

IRC_7572

5DmarkII

IRC_7577 IRC_7578

La vendo con lo que veis en la primera imagen:

Cuerpo de cámara 5D markII

Cargador de Batería

Batería original LP-E6

También incluye el manual y el disco de instalación de drivers, que se pueden encontrar por internet, pero por si acaso.

Todo por el módico precio de 1100€.

También vendo el objetivo serie L 24-105 f4 por 600€.

Si queréis más información sobre la cámara, no dudéis en preguntar.

 

Algunos ejemplos de vídeos rodados con ésta cámara en concreto:

Y algunas fotos:


5905882604_38570be26f_o 5905883796_07218b8758_o

Cumbia de los Muertos

Fui cámara en éste genial videoclip que el sábado pasado se llevó el premio del público en el Rendibú 2014 a mejor videoclip musical.

http://proyectos.laverdad.es/papeldigital/rendibu2014/#/4/zoomed(Es recomendable bajar hasta el final de la página)

PETARLO FUERTE ES POCO.

“Cumbia de los Muertos” de Crudo Pimento

Producido por DIÉGESIS
Dirigido por Quentin Ozores
Arte: Carmen López
Producción: Israel V. López, Carmen López, Edgar López Martín, Mariadel Madrid Montesinos
Coach: Edgar López Martín
VFX: Heriberto Penche

PLAYBACK HUERTA
Operador de cámara: José Antonio Iniesta “Moyo”

PLAYBACK MOLINOS DEL RÍO-CABALLERIZAS
Operador de cámara: Pablo Muñoz

ESCENA FUERZAS VIVAS
Agente: Jam Albarracín
Terrateniente: Luis Alcázar
Alcalde: Antonio Rentero
Cura: Ginés Sánchez
Operadores de cámara: Isaac Rupérez, Pablo Muñoz.

ESCENA MARUJAS ASESINAS
Maruja 1: Raquel Sastre
Maruja 2: Mara Mira

Operador de cámara: Isaac Rupérez

ESCENA SANTERÍA
Santera: Ana García
Cliente: Nacho Ruíz

Operador de cámara: Pablo Zon
Asesor santería: Carlos Ruiz

ESCENA LUCHA
Luchador enmascarado: Javier García
Luchador sin máscara: Ferrán Veiga Utrilla
Operadores de cámara: Isaac Rupérez, Pablo Muñoz
Iluminación: Edgar López Martín

ESCENA NARCOS
Narco 1: Ignacio Benedicto Albadalejo
Narco 2: Marcos Botella
Sicarios: Luis Pulgar, Joaquín Sánchez Baillo, Oscar Iniesta, Francisco Domingo González, Jesús Sánchez, Señor Lobo, Alejandro Caravaca, Pablo Muñoz, L.Warlock, Juanfra Guevara, Jorge Ortega
Ayudante de dirección: Faustino Fernández
Operador de cámara: Pablo Muñoz

AGRADECIMIENTOS
Abel Sánchez Díaz
Aftalia teatro
Agrupación Músico-Cultural Las Musas de Guadalupe
Agustín Vidal
Alejandro Caravaca
Antonio López
Asociación Gastronómica Casa Azul La Arboleja
Banda Sinfónica de la Agrupación Musical Juvenil de Cabezo de Torres
Bazar bizarro
Benjamín López Pina
Carmen Hernández
Carmen Miñano
Club Murciano de Boxeo
Conchi Chacón
Conchita Díez de Revenga
Dirección General de Medio Ambiente-Consejería de Presidencia. Comunidad Autónoma de la Región de Murcia
Espacio Molinos del Río-Caballerizas
Floristería Fernando
Heineken
Ía Gil
Javier González Soler
Jorge Ortega
Juan María Prieto
Juan Miguel
La Colegiala
Laura G. López
Luis Pulgar
Luís Tesón
Megumi Fiestas
Miguel Ángel Martínez-Aedo Olleros
Miguel Peñalver
Oscar Iniesta
Pepe Iniesta
Restaurante Casa Beltrí
Roma Gil
Romu López
Teatro Cero

1: Algunas preguntas (Ficción Barata 2014)

Esta es la primera de una serie de entradas sobre la narración de historias que estoy preparando. Si gusta haré más, y si no, pues supongo que también.

¿Qué es una historia?
Según la RAE es una “Relación de cualquier aventura o suceso”.  Generalmente una historia se compone de una serie de elementos, que sepamos: personajes, lugares y acciones, por quedarnos con lo más básico. Otro ingrediente muy importante son las relaciones entre esos personajes, lugares y acciones. Estas relaciones o cómo interactúan los personajes entre sí y con los lugares son la clave al configurar la historia, y no sólo las relaciones aisladas, sino cómo se ordenan entre sí (el montaje de las diferentes situaciones).
En un principio, las historias se contaban verbalmente. Alguien había experimentado algo, o visto algo, y lo compartía con aquellos que podían entenderle. Supongo que ese afán de compartir y dejar constancia de las experiencias fue lo que originó la escritura y las pinturas rupestres. Tras esto, el ser humano ha ido mejorando la forma de contar historias, tanto por escrito como visualmente hasta llegar a los formatos transmedia que se valen de varios medios para contar las historias, requiriendo cierta colaboración del receptor. En cualquier caso, el hombre ha ido aportando complejidad a las historias, aunque la base sigan siendo personajes, lugares y acciones.

¿Y por qué contamos historias? ¿Qué nos mueve a contar historias al resto del mundo? Creo que principalmente por expandir el conocimiento, pero también por curiosidad. La curiosidad por saber más, por conocer cómo funcionan las cosas, curiosidad por el conocimiento. No creo que nadie sin un poco de curiosidad se pueda interesar por contar historias, y tendrá posiblemente una vida bastante aburrida. A todo el mundo le interesa una buena historia, el éxito del cine y del entretenimiento narrativo en general radica en esto. Un libro interesa cuando nos queremos enterar de qué pasará más adelante, cuando tenemos curiosidad por el futuro de los personajes. Un videojuego, incluido el tetris, por poner un ejemplo muy simple y sin aparente narrativa, tiene interés porque queremos saber cómo sigue (en el Tetris sabemos que si no jugamos bien, acabaremos perdiendo, con la consiguiente pantalla de “game over”, pero ¿Qué pasará si seguimos jugando, eliminando líneas? Ahí la curiosidad). En el cine no hay interacción, pero igualmente tenemos curiosidad por ver cómo acaba la historia, como en un libro. Es pues la curiosidad del receptor y el afán de compartir del emisor lo que nos lleva a contar historias (al menos desde mi punto de vista).

“Ah, ahí está el misterio. Y en estos días de explicación de misterios, estos días en que [el psicoanalista Lawrence] Kubie puede explicar el proceso creativo simplemente invocando la palabra preconsciente – cuando la duración de nuestro planeta puede ser estimada por el ratio de expansión del universo – por favor, Dios, déjanos este único misterio, irresoluto; ¿Por qué crea el hombre? Y en ese mundo sin arte ni misterios, yo también preferiría dejar de existir.”
“Ah, there’s the mystery. And in these days of explaining mysteries, these days when [psychoanalyst Lawrence] Kubie can explain the creative process by simply invoking the word preconscious – when the duration of our planet can be estimated by the rate of expansion of the universe – please, God, leave us this one mystery, unsolved: why man creates. And in that artless and unmysterious world, I would also preferably cease to be.”
Leonard Bernstein. 

En esta cita Leonard Bernstein proporciona otra clave, y es ¿Por qué creamos? Responde a la pregunta diciendo que es uno de los pocos misterios que quedan para la humanidad. Como ya he dicho, creo que hay un afán por comunicarnos con el resto del mundo, pero ciertamente, el origen de ese afán lo desconozco. La cita de Bernstein es algo romántica pero tampoco le falta razón.El por qué creamos debería seguir siendo un misterio.
¿De qué generos hablaré en estas entradas? Principalmente de géneros audiovisuales. Me interesa especialmente la fotografía en el cine, pero también la narración visual. Hablaremos también de géneros transmedia, narración fotográfica (fotonovelas, series y fotografías singulares), videojuegos y algo de narración escrita. Creo que no hay nada más completo que la narración transmedia cuando se utiliza bien, ya que combina audiovisual y narración tradicional, y entiéndase aquí audiovisual como todos aquellos formatos que incluyen sonido y/o audio (vídeo, cine, fotografía, videojuegos, podcasts, etcétera).