4: Formas (y formatos) de contar historias (Ficcion Barata 2014)

Verbal

En un principio (lógicamente) la única forma de contar historias era verbalmente. Las historias verbales conllevan ciertas limitaciones, pero bien contadas pueden ser muy efectivas. Una historia contada verbalmente suele ser corta, ya que contar algo durante mucho rato o episódicamente puede ser complicado para el que cuenta. También hace falta una presencia del público físicamente (hablamos de historias contadas en persona).

Otro formato verbal es la grabación de audio. En este caso no hace falta una presencia física, puede ser un programa de radio, un podcast o una grabación alojada en una página web. Al ser una grabación se pueden añadir efectos de sonido, música, o varias voces que puedan aportar más valor a la historia. Contar una historia solo con sonido es mucho más barato que hacerlo con imágenes. Podemos tener naves espaciales y vaqueros solo introduciendo efectos de sonido.

Visual

Tras la tradición verbal de contar historias surge el simbolismo, pinturas rupestres, jeroglíficos, etcétera. El arte secuencial permite contar historias con imágenes fijas, del mismo modo que lo hacen los cómics, aunque más rudimentario. En una sola imagen se puede contar un acontecimiento. Una pintura rupestre en la que un grupo de personas cazan un mamut probablemente cuente la historia de cómo el grupo persiguió y cazó el mamut. La gesta fue tan importante que decidieron plasmarlo en la pared de una cueva. Una fotografía, por ejemplo, puede contar una historia. Una fotografía que nos hacemos en un monumento o lugar destacado no tiene una historia épica o compleja, pero sí cuenta que una vez estuvimos allí y vimos todo aquello.

Escrito

Hay multitud de idiomas y lenguajes escritos actualmente, aunque casi todos se reducen al mismo concepto, símbolos (sonográficos o ideográficos) que, unidos, comunican ideas según pactos gramaticales establecidos dentro de una sociedad o cultura (como concepto es amplio, pero creo que es lo que más se aproxima a la idea de lenguaje escrito general). Al igual que con la palabra, la escritura se ha usado para contar historias desde el principio de su existencia y es quizá una de las formas más precisas para lograr nuestro cometido, dentro de los límites que nos pone nuestro conocimiento del lenguaje y el del lector. En esta categoría podemos encontrar desde haikus de tres líneas a novelas seriadas de varios tomos y miles de páginas.

Audiovisual

Partiendo de una base escrita, los formatos audiovisuales nos aportan más herramientas con las que enriquecer nuestra historia. Desde la primera proyección cinematográfica en 1895 hasta hoy, la técnica cinematográfica ha avanzado bastante, pero sigue basándose en una serie de imágenes en movimiento y una banda sonora para contar historias. En ocasiones serán historias de carácter documental, grabadas con personas reales en ambientes naturales donde el trabajo del autor consistirá más en ordenar los planos en el montaje y dar sentido a la narración. En otras ocasiones serán historias de ficción en las que todo lo rodado se creará para tal efecto partiendo de un guión original y valiéndose del trabajo de actores y demás equipo humano del sector audiovisual. En estos formatos encontramos cortometrajes, películas, series de televisión, vídeos cortos de internet, etc.

Transmedia

Los formatos transmedia son una especie de comodín cuando queremos contar una historia y cada vez se utilizan más. Una historia transmedia trasciende el medio (valga la redundancia) y utiliza varios formatos unidos para contarse. Puede ser una fotografía y un texto, como ejemplo básico, o una serie de vídeos acompañados de fragmentos escritos y fragmentos narrados de audio. Una de las diferencias que hay entre la narrativa transmedia y contar la misma historia en varios formatos diferentes es que en el transmedia no puedes eliminar una de las partes y que la historia siga teniendo el mismo sentido. Es decir, cuando vemos una película basada en un libro del que a su vez se hizo una adaptación al cómic no estamos ante un proyecto transmedia. Si por el contrario tenemos una página web que nos cuenta una historia con texto y a la vez nos muestra vídeos que amplían la información del texto y audios o fotografías, sí estaríamos ante una narrativa transmedia. Tiene que sumar, no simplemente sustituir al otro medio.

 

Cómo escoger una cámara

Como pudisteis ver en mi última entrada, estoy vendiendo una de mis cámaras, concretamente una 5D mark 2. Es una buena cámara, de sensor de 35mm completo, con una profundidad de campo y un bokeh (esa palabra) preciosos. Pero… tiene ciertas limitaciones para grabar vídeo. Sólo permite grabar clips de 4GB, que en 1080 son unos 12 minutos aproximadamente. Para ficción y grabaciones que puedas parar está muy bien, así como para grabar recursos, pero cuando estás grabando una entrevista, o tienes dos cámaras o se te puede cortar en medio de una frase. Por supuesto que se puede tener esto en cuenta a la hora de grabar entrevistas y pedir al entrevistado que limite un poco sus respuestas, o interferir cuando se va a producir el corte, pero esto está lejos de lo ideal.
La cámara la vendo para poder comprar otra que me permita subir de nivel en mis grabaciones. Hasta ahora estaba limitado por el tamaño de los archivos y el sonido, ya que para las cámaras DSLR se necesita un sistema de grabación de sonido externo (en mi caso una Zoom H4N). Por lo tanto, buscaba una cámara que, además de mejorar la calidad de imagen, tuviera un sistema de entrada de micrófono profesional y permitiera grabar durante más de 12 o 29:59 minutos (Según la norma europea, cualquier cámara que grabe vídeo durante más de 29:59 pasa a ser cámara de vídeo y ha de pagar unas tasas extra).
Una de mis grandes pasiones son los documentales, siempre me ha interesado más grabar documental que ficción, por mucho que me lo pase genial haciendo todo tipo de trabajos. Conocer historias reales siempre es más interesante. Por este motivo necesitaba el sistema de audio y obviar la limitación de tiempo. He estado barajando varias opciones que os comento a continuación.

Blackmagic Production Camera 4K.

Esta es una cámara excelente en cuanto a imagen se refiere. No he tenido oportunidad de probarla físicamente, pero examinando vídeos disponibles en la red y archivos originales uno se da cuenta de que por el precio que tiene, es una cámara muy buena. Por algo menos de 3000€ es capaz de grabar en 4K en raw y ProRes422. ¿El problema? Los archivos ProRes422 a 4K están grabados a 880mbps, y una hora pesa unos 450 Gb. Para ficción y proyectos bien pagados esto puede ser asumible, pero el gasto en discos duros suele ser excesivo. Para un documental en el que se suele grabar unas 100 veces más de lo que dura el producto final, es inasumible. Aparte de que requería un sistema de entrada de audio externo, del mismo modo que las DSLR. El aumento en calidad de imagen es inmenso, pero, como ya he dicho, no es rentable para documental.

Panasonic GH4.

Esta es otra cámara que graba a 4K, en este caso a 100mbps, un tamaño de archivo mucho más manejable, cercano a la compresión que tiene la 5D mark 3 en su codificación All-I de 90mbps. El problema con esta cámara no reside en la calidad de imagen ni en el tamaño de los archivos, sino en la montura de objetivos que tiene. Actualmente todos los objetivos que tengo son Canon EF, dado que tengo dos DSLR Canon. La Blackmagic también tiene montura Canon EF, con lo que esto no sería ningún problema. En el caso de la Panasonic la montura es MFT (Micro Cuatro Tercios), y con adaptadores (Metabones hace unos adaptadores muy decentes para esta y otras monturas) se pueden poner objetivos de muchas marcas, pero no de Canon. Al tener montura activa, los objetivos Canon necesitan que la cámara envíe la información para abrir o cerrar el diafragma. En el caso de Panasonic, al ser otra montura, haría falta un adaptador activo (que implica más espacio y una caja en la que se selecciona la apertura, aparte de ser más caros que los pasivos).
Otro de los problemas de esta cámara es que, al igual que el resto de DSLR, necesita de un módulo externo para tener entradas de audio decentes, y según he leído, en Europa seguirá teniendo la limitación de 29:59 minutos de grabación. En este caso, aunque el gasto en discos duros no iba a ser tan grande, tenía que comprar nuevos objetivos y adaptadores, con lo que tampoco salía tan barato ni ganaba mucho comparado con lo que tengo ahora.

Canon EOS C100.

Esta cámara no graba en 4K, sino en 1080, pero el sensor que utiliza si es 4K, con lo cual, teniendo en cuenta que el destino final de mi trabajo siempre va a ser 1080, me ahorra un paso en post-producción y en renderizado. Los archivos de la C100 se graban a 24mbps en cámara con codec AVCHD, que no es el codec ideal (esto es un pro y un contra a la vez), pero teniendo en cuenta el poco peso de los archivos, es más que suficiente (y si es necesario siempre se puede utilizar la salida HDMI para grabar con un códec de menor compresión en un grabador externo).
La cámara también incluye dos entradas XLR para micrófono, con lo que se puede omitir el uso de grabador externo si no es estrictamente necesario, además de disponer de baterías que duran mucho más que las de Blackmagic y DSLR (otro factor a favor, aunque el precio de éstas baterías es mayor, también lo es su autonomía). La única ventaja de las otras dos cámaras sobre esta es la grabación en 4K, que permitiría reencuadrar en montaje si fuera necesario, pero esto también lleva a tener menos cuidado en la grabación sabiendo que puedes arreglarlo después, con lo que puede acarrear problemas en el futuro.
Otra ventaja sobre las otras dos cámaras, y en Murcia es mayor todavía, es que incluye filtros ND (densidad neutra) que actúan como unas gafas de sol y permiten abrir más el diafragma cuando nos sobra la luz. Más de una vez, por falta de uno de estos filtros, he tenido que cerrar el diafragma al máximo y aún me sobraba luz (el sol de mediodía no suele ayudar, y no siempre se puede grabar en la hora dorada).

Finalmente he elegido la EOS C100 por ser más util para el tipo de grabación que hago, aparte de permitirme grabar alguna que otra conferencia o evento si fuera necesario sin mucho problema. Cuando sea necesario puedo comprar o alquilar un grabador externo para proyectos que requieran más corrección de color o efectos.
En cualquier caso, a la hora de elegir una cámara hay que tener en cuenta para qué la queremos y poco más. ¿Realmente es necesario el 4K? Puede ayudar, y la resolución es cuatro veces la del HD, pero al final, y hasta dentro de unos cuantos años, vamos a seguir exportando en HD (a no ser que trabajemos para cine, pero entonces no estaríamos hablando de este tema, sino de qué cámara alquilar). ¿Es necesario un codec de 800mbps (o uno de 200)? Para proyectos grabados en pantalla verde y con muchos efectos, corrección de color, etc. igual es necesario, pero aparte del tamaño de los archivos, son muy difíciles de mover con un ordenador común (al menos en el que tengo actualmente costaría un tanto) y causan problemas al exportar.

Cuando estés buscando cámara piensa en esto, a no ser que te sobre el presupuesto y puedas permitirte un ordenador nuevo (o no seas tu quien edite el material y el editor disponga de un super-equipo), en tal caso puedes hacer lo que te de la gana. A la hora de elegir también fue decisivo el presupuesto, y según mis necesidades hice una tabla de excel para calcular el precio de las tres cámaras con los respectivos accesorios que me permitieran grabar durante el mismo tiempo y con una ergonomía similar. La variación entre unas y las otras era poca, y al final me guié más por tamaño, facilidad de uso y tamaño de los archivos para el equipo de edición de que dispongo.

Espero que esto os haya sido de utilidad.

Caminos y erosión en aplicaciones informáticas

Los caminos que seguimos al utilizar aplicaciones informáticas y cómo las utilizamos genera una suerte de erosión en los mismos. Esta idea viene de la sensación de que a veces hacer cosas de una determinada manera como aplicar un efecto antes que otro en ciertas aplicaciones funciona más rápido que si hacemos lo mismo de otro modo. Por supuesto sería absurdo suponer que esto no tiene una razón informática que al menos a mi se me escapa. Llego a que está ahí, pero no puedo explicarla. Lo que me interesa es ese camino “correcto” o sencillo, el camino que, gracias al uso y la comunicación entre usuarios, se hace común y, en nuevas actualizaciones de la aplicación, crea una erosión.

Sigue leyendo

Nueva entradilla en Youtube y la PS4

Gracias a un par de tutoriales y utilizando 3D Studio he creado una entradilla para los vídeos de youtube, que se aplica directamente gracias a la opción de programación in-video que ofrece Youtube en las opciones de cuenta. También he añadido una marca de agua con el título que lleva la entradilla de Ficción Barata que podéis ver en los vídeos arriba a la derecha, y que se puede configurar en la misma página de programación que la entradilla. ¿Por qué he hecho estos cambios? Principalmente porque me apetecía jugar con el 3D y aprender algo nuevo y por personalizar un poco más el canal de youtube. También he estado barajando si cambiar el nombre del canal, pero como es un batiburrillo de cosas y no voy a dejar de subir vídeos muy dispares, se queda con mi nombre, que para eso soy yo el que los hago y le dejo la entradilla de Ficción Barata, que para eso es mi “marca”.

Por otro lado, hace poco me regalaron una PS4 con el juego Destiny y gracias a las opciones de grabación de la consola, he estado recopilando una serie de vídeos de partidas que estoy subiendo al canal. Si os interesa el juego o queréis ver cómo voy mejorando en el mismo, no dudéis en pasaros a ver los vídeos. A partir de ahora iré grabando más partidas a este y otros juegos, que iré subiendo cada cierto tiempo.

Gloria y Pablo

 

El 2 de Agosto se casaron Gloria y Pablo. Este es el vídeo que ha salido de la boda, con música de Hola a Todo el Mundo y grabado con ayuda de Adela Martínez.

Cuento un poco cómo fue la cosa. Como conocíamos a los novios desde que hicimos la carrera, había confianza y nos invitaron a ir un día antes de la boda a su casa, que fue el lugar donde se realizó la ceremonia y el banquete. Esto nos permitió grabar el día de antes y la mañana de la boda todas las preparaciones y decoración del lugar que se pueden ver en los timelapse al principio del vídeo. Para los timelapse utilizamos una Gopro que colgamos de un poste en la pista donde pusieron las mesas y una 5DmkII con intervalómetro en trípode. El resto del vídeo se grabó con una C100 con un NTG3 para el sonido (que se usará en el vídeo largo) y un monopié para no dejarme la espalda. Grabar las preparaciones y los ensayos siempre es interesante. Aporta algo más a la historia, sirve de presentación del vídeo más allá de hacer un par de planos de localización y en este caso, me permitió editar el momento del ensayo en que el padre acompaña a la novia al altar con el comienzo de la ceremonia real, estableciendo un contraste y generando cierto impacto. El resto del montaje fue más o menos sencillo, ajustándome a la música y a la ceremonia hasta llegar al puente de la canción para introducir los planos de los novios arreglándose. No se si con otra música podría haber hecho un montaje similar, por eso estoy orgulloso del resultado y muy agradecido a Keina, de Articapro, y a HATEM por su ayuda. Los últimos retoques los hice con Speedgrade para dar contraste y saturación principalmente, y corregir algo la temperatura de las imágenes.

Si tenéis alguna pregunta o queréis saber más de cómo se hizo, no tenéis más que comentar.