Una entrada rápida

Ayer fue la última representación de la ópera de cámara “El letargo de la memoria”, para la cual hice el diseño de iluminación. Nunca había iluminado una escena de teatro, y encajar la luz con la música fue complicado al principio, hasta que los años de conservatorio cuando era un crío empezaron a facilitar las cosas. Me hice un sistema para seguir la partitura e ir apuntando los cambios de luces basándome en los cambios de la música, no era algo demasiado complejo, símplemente programando la mesa de luces se podría haber hecho pulsando un botón en cada cambio de luces. Y aquí es donde viene el minicabreo con los encargados de llevar a cabo el trabajo que había hecho, que pasaron por alto casi todas las variaciones de luces, haciendo que la escena fuera bastante insulsa y aburrida (al menos desde mi punto de vista). Nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s